"La PSIKO" es la Motoratha con el carnet nº2 de éste grupo, su gran pasion por las harleys unido a la experiencia en el mundillo biker la hacen una anfitriona ideal para recopilar un poco de información de este particular mundo
El término "biker " (motociclista en inglés)
...Se refiere usualmente a una subcultura  relacionada alrededor del motociclismo  no deportivo, también conocido como Motorcycle Club, Clubes Motociclistas, Motociclismo Pandillero, Pandillas Motociclistas, etc., y que incluye desde los informales Riding Clubs hasta los mas organizados Motor Clubs (MC).
Usualmente son rockeros y tienden a escuchar rock clásico, heavy metal, hardrock y otros géneros similares, así como a utilizar una indumentaria característica, amantes de la cerveza de la naturaleza y con un fuerte sentido de la amistad.
El denominador comun son sus motocicletas hechas  a sus gustos particulares y muchos casos fieles a una marca reconocida  la Harley Davidson,  asociado con la cultura de la rebelión, la libertad  sin límites y la anarquía pura.


Una gran porción de la iconografía que ha formado lo que por aquí llamamos 'cultura biker', tiene su origen en el final de la IIª Guerra Mundial y el regreso a casa de los soldados americanos que participaron en ella.
 
      Partiendo del final de la misma, vamos a ver como se interrelacionan todos esos iconos, acerca de los cuales alguna vez todos nos hemos preguntado. Si me acompañáis en esta lectura, daremos un breve repaso al origen de las bandas de motoristas, las cruces de hierro, las pinturas y pin'ups en los depósitos de las motos, el sentimiento 'anti-japonés', las motos bobbers, choppers, trikes y en general toda esa miscelánea que ha formado lo que podríamos llamar 'rollo biker' y que en su mayoría tiene un origen militar.


Para intentar comenzar por el principio, vamos a situar nuestro punto de partida en la tarde del 16 de agosto de 1945. Una buena remesa de combatientes arriba al puerto de Nueva York a bordo de un carguero de la marina norteamericana. Las siluetas de los rascacielos recortadas contra el encendido color del atardecer y un lejano retumbar de tambores, hacen subir a cubierta a los dos mil soldados que viajan en el barco. Al poco, sirenas, vítores y pancartas saludan la llegada de los héroes, que tan sólo algunos días antes han luchado en una de las guerras más sangrientas de la historia.

La vuelta al hogar de los veteranos resultó ser agridulce, y su adaptación nada fácil. Sin duda se alegraban de encontrarse al fin en casa pero el país que ahora los aclamaba había cambiado enormemente durante los años de su ausencia. El mundo que estos ex-combatientes habían vivido durante la guerra era de torrentes de adrenalina y enfrentamiento diario con la muerte, y ahora la tranquila y pacífica vida que encontraron no fue fácilmente digerida. Esta situación generó entre muchos veteranos un desasosiego similar al que sentirían dos décadas más tarde los aturdidos soldados que regresaban del infierno de Vietnam. La moto, se convirtió en símbolo de ese malestar, y buscando revivir aquella emoción y paradójica libertad de los tiempos de la guerra, miles de veteranos se encontraron errando por las carreteras americanas en grupos, dando origen a las famosas bandas de motoristas  que incorporaban los conceptos de camaradería y honor traídos de la guerra. La moto, y en concreto una primera rudimentaria transformación apodada 'Bob Job', se reveló como el vehículo ideal para cualquier manifestación de rebeldía. Y bien cierto es que en aquella época de posguerra y nuevo afán consumista, la rebeldía tenía mucho que decir.
 

Muchos de estos soldados recién licenciados se establecieron en el sur de California y empezaron a comprar motos usadas. Las modificaron inspirándose en las máquinas de 'Hill-Climb' de los años treinta, Quitaban guardabarros delanteros, acortaban traseros y, en general, eliminaban cualquier elemento cuyo peso lastrara la aceleración o el manejo. La 'Bob Job' representa la antítesis de la perfecta moto de turismo de los años 40, la velocidad lo es todo ahora, y es lo que determina la forma de la máquina. La gente gasta su dinero en carburadores y magnetos y se deshace de la instrumentación, que sólo aporta peso y datos. Los colegas que empujan la moto sustituyen con ventaja al mecanismo de arranque, que también pesa lo suyo, se tiran a la basura los adornos y aditamentos estéticos y los huecos que muestra la moto después de aligerarla son sencillamente ignorados. Las apariencias nunca habían importado en una trinchera o en un bombardeo.

Para estos motoristas sus empleos eran un incordio, que interrumpía su trabajo en las motos, pero la paga les permitía pagar las mejoras y recambios, y a algunos hasta llevar su moto al pintor para decorar los depósitos con alegorías de los morros de los aviones militares. La inspiración de las tan típicamente americanas pinturas de pin'ups (literalmente 'pierna para arriba', son los conocidos dibujos de chicas en atuendos y postura más o menos "sexy"), llamas o 'scallops' provenían de la decoración de los aviones de combate, principalmente bombarderos, que también habían participado con estos veteranos en la gran guerra, y así comenzaron a verse motos, por lo general Harley Davidson e Indian, que eran auténticas réplicas de los llamativos motivos pintados en el morro de los aviones de la U.S. Air Force.

      Estas pinturas han dado origen a toda una cultura que comprende diversas formas artísticas: tatuaje, fotografía, ilustración, posters, publicaciones de todo tipo y numeroso merchandising, sobre todo en los U.S.A. Es el llamado Nose-Art ('arte de la nariz'), proveniente de la nariz o morro de los bombarderos. Y que comenzando tras la Iª Guerra Mundial con las primeras decoraciones de Mickey, y Popeye, cabezas de indio, bisontes, etcétera, alcanzó su edad de oro durante la IIª Guerra Mundial. Los aviones empiezan a poblarse con montones de Pin 'Ups, cada vez mejor ilustradas, 'Lady Luck', las "bola ocho" o el par de dados de la suerte, Imágenes tan típicamente americanas como aquí puedan serlo la peineta o el toro de Osborne que jalona nuestras carreteras.


También de la aviación militar de los Estados Unidos proviene un nombre mítico como es el del más conocido M.C.: los Hell's Angels. Y es que durante la IIª Guerra Mundial, Hell's Angels era el nombre de la XIª división aerotransportada, una unidad de élite de paracaidistas del ejército U.S.A y también el nombre de varias escuadrillas de bombarderos B-17 y B-26, y un escuadrón de caza P-38.

Esta referencia a la decoración militar, nos va a servir para enlazar con el controvertido asunto de la simbología nazi, en algunas de estas pinturas de aviones y posteriormente de motos 'Bob Job', comenzaron a verse algunas cruces de hierro, típico recordatorio y/o trofeo que hacía referencia a los aviones enemigos derribados. Algunos veteranos lucían también alguna cruz de hierro o incluso svasticas en su muñeca, cinturón, o sujeta a su vestimenta, mucha gente se llevó las manos a la cabeza diciendo: "¿Cómo es posible, si han luchado contra ellos? ¿Cómo pueden adoptar los símbolos de los nazis después de la barbarie y las vidas que ha costado esta guerra?" Pues muy simple, en realidad eran "trofeos", insignias arrancadas de los uniformes de los enemigos muertos, y pienso que era mejor y más inocente, que arrancar cabelleras u orejas, ¿no?
 

  Con el tiempo y aún en la actualidad se han oído ciertas justificaciones disfrazadas de "origen histórico" sobre este típico símbolo adoptado por algunos bikers. Se dice que en realidad no tiene nada que ver con la simbología del nazismo, que son cruces de malta, y cruces utilizadas hace ya siglos por las antiguas ordenes militares, de caballería y religiosas. Y sí, así es, en realidad el nazismo se apoderó de muchos símbolos ya anteriormente existentes, a veces con muchos siglos de antigüedad y diversos significados.Las cruces de hierro eran también una condecoración prusiana del siglo XIX, y muy anteriormente fueron utilizadas por la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo (Templarios) y la Orden del Hospital de San Juan (Hospitalarios). estos últimos, que acabaron instalados en la mediterránea isla de Malta, le dieron el nombre de "Cruz de Malta", También existieron cruces 'patadas' y 'visigodas' con el mismo formato. La 'Svastika' es un símbolo solar con origen en el Neolítico en los pueblos indoeuropeos. Su nombre, de origen hindú, proviene del sánscrito y también aparece en el arte Celtibérico y en los pueblos prerromanos de la península ibérica. Asimismo, el águila de alas extendidas del III Reich también procede del Antiguo Imperio Romano, etecétera... Pero no dediquemos más tiempo a toda esta parafernalia y volvamos a las motos.

Todo esta "historia antigua" de la Cruz de Hierro es cierta, pero tan cierto como que su utilización en el mundo biker comenzó como un trofeo de guerra traído de Europa por algunos soldados norteamericanos que tras jugarse la piel ante los alemanes, lograron volver a casa.

      Esta guerra también dejo en la sociedad americana y más aún en los ex-combatientes, el tan célebre, sentimiento anti-japonés, que aún se mantiene entre muchos bikers yankees, y que nació tras el bombardeo de Pearl Harbour por parte de la aviación imperial japonesa el 7 de diciembre de 1941. Ya veis como la IIª G.M. nos ha dejado en herencia mucha de la iconografía biker, y parece que fue punto de partida de gran parte de la cultura que aún hoy inspira gran parte de nuestro mundo biker. Esta guerra influyó además muy positivamente y benefició sobremanera a nuestra querida marca, Harley Davidson, que salió del conflicto armado con 'doble premio: grandes ingresos derivados de su contrato para abastecer al ejército, y la afición y fidelidad a la marca de los veteranos de guerra, que grabaron en su memoria de forma indeleble sus días de guerra junto a la moto de Milwaukee.


Las Bobbers que acompañaron en sus correrías a los veteranos de la IIª G.M., con el tiempo fueron evolucionando hasta convertirse en choppers. Mientras que las 'Bob Job' anteponían las prestaciones a todo lo demás corriendo en los lagos secos intentando batir récords de velocidad, las choppers fueron olvidando poco a poco las prestaciones y la faceta deportiva de la moto, Y así las asas de guardabarros trasero que servían para empujar las bobbers, se alargaron y transformaron en los sissy bar de las choppers. Se alargaron las horquillas y se aumentaron los ángulos de las pipas de dirección reduciendo sensiblemente la manejabilidad, pero ¿a quién le importaba? El caso era "romper" con la insidiosa vida normalizada. Ahora los inconformistas ya no querían correr, preferían recorrer sin prisas los caminos en busca de la siempre ansiada libertad. Y estas choppers fueron el estilo de moto que encontraron los veteranos de Vietnam a su vuelta a casa, y que utilizaron para volver a mostrar su descontento con la sociedad y reclamar su cuota de rebelión sociocultural.

Se dice también de los veteranos de Vietnam que al regresar a su país, a menudo con una pierna de menos, a veces sin las dos, con parálisis de los miembros inferiores, o con alguna otra merma física o mutilación, imaginaron y crearon, al principio de forma artesanal, unas motos que no lo son: los Trikes. Para conseguir un equilibrio que no podían obtener por sí mismos, decidieron implantar en la trasera de la moto una tercera rueda, y encontraron en estos triciclos motorizados la puerta hacia el uso y disfrute de sus Harley Davidson a pesar de sus mutilaciones.
 

Finalmente después de tanta palabrería, casi me sorprende que hayáis leído hasta aquí, me gustaría intentar resumir y englobar toda esta disertación en una sola palabra o concepto, que a mí personalmente me parece muy apropiado y además me gusta, Contracultura.

      Y es que no hay nada como un intento claro por parte del poder establecido de imponer, dirigir, uniformar, reprimir, encasillar y llevar por 'el buen camino', para que surja imparable y de forma inequívoca, la desbocada actitud de rebeldía, contestación, inconformismo, y claro está, La Contracultura. Aunque casi siempre, todos estos movimientos más o menos rebeldes acaban por institucionalizarse, y con el tiempo, lo que comienza como un arrollador movimiento de contestación suele caer en una uniformidad casi tan gris, como aquella contra la que se rebeló, y para muestra observemos con ojo crítico nuestro propio mundillo biker: La uniformidad y casi disciplina en la imagen, la actitud, la vestimenta, las tendencias y las modas en las motos, en los accesorios y en los motoristas.
FIN


Antes del siglo 20, la Costa Oeste de los Estados Unidos estaba tremendamente aislada de la Costa Este y del Medio Oeste por grandes barreras de montañas, desiertos y terrenos desolados, lo que implicaba navegar rutas sin señalizaciones, sin mantenimiento alguno, y a veces, hasta simples caminos de tierra.

Unos empresarios naturales de Oklahoma e Illinois pensaron que Estados Unidos necesitaban una autopista intercontinental que conectara ambas costas. Naturalmente, pensaron que era conveniente que esta ruta pasara por los pueblos de los que ellos eran originarios. Después de convencer de la importancia de esta ruta a sus gobernantes, empezó su construcción, que duró 12 años y acabó en 1938.
 
Ruta 66 empezaba en el Lago Michigan, Chicago, y acababa 4000 km después en las playas de Santa Mónica, Los Ángeles. La gran ventaja de esta carretera era que permitía atravesar el país en cualquier época del año, debido a su trazado.

Los residentes de todas las áreas por donde pasaba la Ruta 66, pronto descubrieron que este incesante flujo de motoristas necesitaría gasolina, comida, lugares donde hospedarse y entretenimientos a lo largo del camino. Así se levantaron miles de estaciones de servicio, restaurantes, cafés, bares, mercados, y atracciones turísticas. La Ruta 66 obtuvo la fama de ser “el motel del conductor”.

Durante los años 30, cuando la gran depresión económica atrapó al país, una sequía cayó sobre las regiones de campo del medio oeste. La Ruta 66 se convirtió en la ruta hacia la tierra prometida, California, donde siempre había sol, cosechas abundantes, y trabajos que se pagaban bien.

Desafortunadamente la ruta madre cayó víctima del progreso. Las súper autopistas y rutas interestatales eran más grandes, más derechas y más rápidas y desde los años 50 en adelante empezaron a reemplazar a la vieja Ruta 66. En Octubre de 1984, la nueva autopista interestatal 40 reemplazó al último tramo restante del la ruta 66, cerca de Williams Arizona. Hoy sólo quedan vestigios de la ruta madre.
 


LA RUTA 66